Watch videos with subtitles in your language, upload your videos, create your own subtitles! Click here to learn more on "how to Dotsub"

Ritmo 02

0 (0 Likes / 0 Dislikes)
Una idea de pulso regular y repetido la obtenemos caminando... ...izquierda, derecha, izquierda, derecha... Ya el homo sapiens tenía un instinto para dividir esas pulsaciones en múltiplos de dos... por nuestros dos pies. Y en la subdivisión del pulso está la parte entretenida del ritmo. Tomemos al caminar un paso normal y contemos dos mini golpes por cada paso ...o cuatro por cada paso. Tendemos a subdividir los golpes en dos pero en teoría podríamos dividirlos en cualquier cifra Variadas alternativas se han ensayado por siglos Una muy recurrida es tomar dos golpes y dividirlos en grupos más pequeños de tres. Este patrón es uno de los pilares de la música folklórica anglo-celta Y algo tiene que ver con la manera de hablar y con la poesía popular de esta parte del mundo. Una tonadilla celta, por ejemplo, sigue exactamente esta subdivisión del pulso La verdad es que este patrón de "contar de a tres" será siempre un derivado de "contar de a dos". Podemos tomar incluso el más famoso tema "en tres tiempos" y oír subrayados los "dos" y los "cuatro" en su ADN. El vals Danubio Azul, por ejemplo, va así: un, dos, tres... Un, dos, tres - Un, dos, tres. pero siempre podremos escuchar el patrón binario detrás del anterior Un, dos - Un, dos - Un, dos... Hay muchas maneras de sacar provecho de las subdivisiones del pulso pero la manera más simple es ponerlas al principio de cada uno de modo de tener pulsaciones de diferente duración que ocurren al mismo tiempo Se puede comenzar entonces con estas dos "blancas" las dividimos por la mitad y tenemos cuatro golpes de "negras" que al dividirlas por la mitad nos dan 8 "corcheas" y si seguimos dividiendo tendremos 16 pequeñas "semicorcheas". Georg Friedrich Haendel usó estos bloques de construcción para conseguir un gran efecto en la composición de un himno para la coronación de Jorge II en 1727, Zadok The Priest, y que desde entonces se escucha en cada coronación británica. La introducción se extiende por sobre las semicorcheas que deben encajar exactamente con las corcheas, de doble duración. La repetición de estas corcheas y semicorcheas, una y otra vez, logran crear una increíble tensión en la pieza. Cuando entra el coro, se obtiene un efecto majestuoso al hacerlo cantar en las unidades de tiempo más lentas las negras, y las blancas. En Zadok The Priest pueden cambiar los acordes pero el ritmo se mantiene constante. En la ópera de Philip Glass, Akhenaton, escrita 250 años más tarde, escuchamos un patrón similar aunque con una diferencia sutil pero importante Esto que escuchamos en la ópera de Philip Glass es un truco perfeccionado por los músicos africanos, siglos atrás. El pulso no cambia, pero mientras el patrón se repite y se repite, algo más está cambiando. En jerga musical, decimos que el ACENTO se ha desplazado. El acento es la cuarta clave del ritmo junto con el pulso, el tempo y la subdivisión de la pulsación. Veamos qué es y cómo funciona. El acento tiene que ver con cuáles golpes son importantes y cuáles no Los importantes se recalcan, los otros se acomodan dócilmente entremedio. Comparemos esto con la técnica de carrera de una atleta olímpica Como la atleta es un ser humano y no una máquina una de sus piernas es más fuerte que la otra así, ella se apoya en su pie derecho. Estos dos pasos, derecha izquierda, derecha izquierda constituyen el núcleo de todos nuestros ritmos. Resueltamente, acentuamos el primer paso y desde el momento que repetimos este mecanismo, habremos creado nuestra primera regla. Nuestro instinto de los acentos es tan importante que incluso los imaginamos donde no existen. Escuchemos este pulso que perfectamente podría ser el tic-tac de un reloj. Pronto estaremos organizando este tic-tac en grupos de dos, o cuatro. Nuestro cerebro enfatiza uno de los golpes automáticamente A medida que continúa, comenzamos a adosar nuestras melodías favoritas a este pulso pero todo descansa en acentos que hemos importado porque no hay ningún énfasis o acento en esta pulsación generada electrónicamente. Nuestro cerebro ha sobreimpuesto una jerarquía en la pulsación, creando acentos virtuales. En cualquier grupo de pulsaciones idénticas se puede escoger una y darle un énfasis especial Así, si se debe dar ocho golpes podemos dividirlos en dos grupos de cuatro y poner el acento al principio de cada uno tal como hace Haendel en Zadok The Priest. El Akenaton de Philip Glass comienza con el mismo grupo de cuatro notas de Haendel pero enseguida va a cambiar la posición donde cae el acento entonces se convierte en esto... ... después, en esto... y finalmente, en esto... Este truco de desplazar el acento fue el recurso elegido por los compositores "minimalistas" occidentales de la segunda mitad del siglo veinte. Pero esto había sido puesto en práctica por músicos africanos durante cientos de años cuando debían improvisar durante horas haciendo cambios sutiles y progresivos en los acentos cada cierto tiempo. Hemos creado el pulso y jugueteado con su velocidad, lo hemos subdividido en unidades más pequeñas y les hemos agregado acentos... Nuestra travesía por el ritmo está por terminar... pero no del todo. Subdividir las pulsaciones y darles acento tiene un efecto secundario importante que le ha dado al ritmo una carga extra de emoción y energía a través del tiempo, particularmente en el siglo XX y XXI Este efecto colateral se llama "síncopa" ... donde el ritmo se suelta, se pone travieso, arrebatado Síncopa fue un término largamente usado en los años veinte durante el boom del jazz para describir su novedoso y atípico ritmo Pero, aunque no lo crean, el recurso ha estado aquí por años. La síncopa es un juego de manos musical mediante el cual, elegantemente, se desplaza la acentuación un poco más allá o un poco más acá de donde se espera que esté. Esto hace que la música sea básicamente más divertida consiguiendo un sonido no matemático, no mecánico que lo hace más humano, más suelto Veámoslo en un ejemplo sencillo, una breve pieza para teclado, una "invención" de Bach y escuchemos cómo sonaría sin síncopa Pero lo que Bach realmente escribió es esto Mi mano derecha, arriba, va deliberadamente atrasada a lo largo de toda la frase Esto es la síncopa, en su forma más básica. Y si bien la podemos encontrar en la música clásica es más común en la música popular y folklórica La podemos oír en la música gitana de Europa oriental El acordeón va algo atrasado detrás del violín, tratando de alcanzarlo dándole a la música un aire de urgencia, un ímpetu. Como poseemos el sentido de un ritmo estable, este estilo de música, que desplaza el pulso de donde debería ir realmente podría merecer nuestro rechazo, pero no, la manera en que la síncopa juega con nuestras expectativas nos parece estupenda. Trucos rítmicos como éste nos emocionan y nos encantan.

Video Details

Duration: 11 minutes and 47 seconds
Country: United Kingdom
Language: English
Producer: Channel 4
Views: 84
Posted by: adagioconbrio on Jul 23, 2012

How Music Works, de Howard Goodall. El Ritmo, sección II, subtítulos en español

Caption and Translate

    Sign In/Register for Dotsub to translate this video.