Watch videos with subtitles in your language, upload your videos, create your own subtitles! Click here to learn more on "how to Dotsub"

How music works. Ritmo Parte 4, subtítulos español

0 (0 Likes / 0 Dislikes)
Nuestra caja de herramientas rítmicas está casi completa. Contiene pulso, tempo, acento, síncopa y ritmos cruzados. Corresponde ahora divertirnos con todos estos materiales. Iremos a un lugar cálido y musical donde todas estas técnicas rítmicas se han fusionado en un magnífico crisol de estilos: africano, europeo y latino, a la cuna del ritmo del siglo veinte: Cuba. A principios del siglo XX, cuando el ragtime y el blues daban nacimiento al jazz en el continente americano otra forma musical se hacía popular en la isla caribeña de Cuba. Esta forma se conoció como "son" y a partir de él se desarrolló un extraordinario arcoiris de danzas: danzón, rumba, guagancó, yambú, bossanova, mambo, conga, chachacha, y finalmente, salsa. Estas formas tendrán una enorme influencia primero en las Américas, y luego cruzarán innumerables géneros populares en todo el mundo. ¿Qué tenía este ritmo cubano que lo hacía tan seductor? Primero, los cubanos fusionaron los ritmos cruzados de los tambores africanos con las armonías de estilo europeo, luego agregaron sus propios instrumentos de percusión locales. En segundo lugar, se trataba de un tipo de síncopa que, nacida del son, creó luego un sencillo estilo propio que resultó irresistible para el mundo del recién pasado siglo veinte. Esta síncopa es ahora tan común en la música popular que casi se olvida que sus raíces son cubanas. Se trata de algo así como una imagen espejo del swing en jazz, no tiene nombre, pero esto es lo que hace: En el jazz, vimos cómo Fats Waller, Louis Armstrong u otros preferían retrasar un poco la melodía para flexibilizarla ante al pulso estricto de cajas y tambores. En el son cubano, la elasticidad va en el sentido contrario: se va anticipando al pulso principal, no retrasando. Ejemplifiquemos esto con tres chicas que corren: Imaginemos que la corredora del medio es la que lleva el paso avanzando a un ritmo fijo y regular. Por el carril interno, la corredora 2 trata de no perderla pero va un poco detrás del pulso la corredora 2 semeja el swing en el jazz. La corredora 3, por otra parte, tiene un poco de sangre cubana: va un poco delante del paso, el equivalente al ritmo del son cubano. En el son cubano, se adelantan dos cosas: la melodía y el bajo. Es generalmente aceptado que el hecho de que el bajo se adelante es una de las razones por las cuales se considera al son el punto de partida de un sinfín de piezas bailables: te empuja, simplemente, a mover los pies. Un son muy conocido es "En Guantánamo", de Ignacio Piñera, uno de los pioneros del son de La Habana. En este son, la melodía y el bajo se anticipan al pulso principal. Así es como sonaría la melodía SIN el ritmo adelantado Y así suena CON él... Ahora agregaré el bajo, tocado estrictamente a tiempo Pero en el verdadero son, el bajo también es empujado hacia delante, así... La mayoría de los ritmos potentes hacen bailar a la gente pero el ritmo con síncopa cubana con el bajo saltando hacia delante lo convierte en un juego. El sinuoso ritmo de la música encaja perfectamente con el sensual "cuerpo a cuerpo" del baile cubano. Si todo esto hubiese quedado confinado a la isla de Cuba con sus once millones de habitantes no habría pasado nada pero la realidad es que ahora hay billones de personas en todo el mundo que disfrutan de este golpe cubano, incluso sin saberlo. En algún momento de los años sesenta, el estilo latinoamericano de fusionar melodías se expandió como el fuego, el son mediante. Hoy, el estilo cubano de empujar la melodía con una línea vocal que va siempre un poco adelante del pulso se ha hecho tan común en música popular que las canciones que no lo llevan suenan raras, aburridas. Imaginemos cualquiera de nuestras canciones populares favoritas sin el "impulso" latino. Por ejemplo, "Killing me softly with this song", que cantó Roberta Flack en los sesenta y los Fugees en los noventa. Primero, la escucharemos sin la inspirada síncopa cubana. Escuchémosla ahora con el sutil "empujoncito", por delante del pulso. La diferencia es sorprendente. A continuación, finalizaremos nuestro viaje con una lección de ritmo a cargo de uno de los grandes de la música popular, Stevie Wonder. La influencia de Latinoamérica en la música popular moderna despuntó en la década de los setenta con el trabajo de uno de los más grandes compositores vivos de música popular. Entre 1972 y 1976, Stevie Wonder produjo una serie de álbumes íconos donde combinó de manera brillante los ritmos latinos con la música soul afroamericana. Este trabajo fue abrazado con tal entusiasmo por el público de disquerías y tuvo tan profundo impacto en otros músicos que hoy resulta imposible imaginarse la música negra moderna sin la mano maestra de Wonder detrás de la música de todos los grupos que hoy pueden escucharse, rap incluido. En "Don´t you worry 'bout a thing", del álbum "Inhibitions" Stevie Wonder nos ofrece una clase magistral de ritmo reconociendo su deuda con la música cubana y brasileña así como con la música negra que resultó del jazz, el swing y el soul. Todas las técnicas rítmicas que hemos visto hasta ahora, desde el pulso a la síncopa están presentes en esta sola canción. La canción comienza con una serie de acordes en piano aparentemente irregulares, breves y enérgicos, de modo que se establece una clara brecha entre los sonidos. Antes que entre la percusión, el pulso está implícito como lo estaba en la pieza de Dvorak ya escuchada. Stevie Wonder juega con el hecho de que él y nosotros, los oyentes, poseemos un instinto que nos dice dónde debe caer el pulso, aun cuando no lo escuchemos. Haremos que el metrónomo lleve el ritmo de este pulso oculto y lo acompañaremos con acordes de piano. Lo que Stevie está haciendo es elegir cuidadosamente los momentos en que se golpea, y ahora mostraré de dónde saca estos patrones. Primero, tenemos que subdividir el pulso básico y obtener dos golpes más cortos por cada pulso. Todos los acordes del piano, aparentemente aleatorios, caen en una de estas pulsaciones más cortas. A mis espaldas, están representadas por dieciséis luces que sólo se encienden cuando los acordes caen justo sobre ellas. Así como avanza la canción, más y más de estas cortas pulsaciones se activan mientras más y más elementos de percusión se unen al esquema. Hemos subdividido el pulso y asignado al piano los acentos. Cada vez que el patrón inicial se repite otro instrumento de percusión se suma enriqueciendo la textura y creando una pátina de ritmos cruzados. Finalmente, cuando entran las voces la melodía empuja el fraseo un poco delante del pulso, al más puro estilo cubano. Así sonaría la canción sin el empuje latino... Con la breve anticipación, en cambio, Stevie Wonders la transforma en un cálido y animado arrullo. Estoy completamente seguro de que a Juan Sebastián Bach allá en la Sajonia del siglo XVIII, él mismo un amante de la síncopa, del desplazamiento de acentos y de los patrones hipnóticos repetidos, le habría encantado todo esto. Después de todo ¿qué ser humano puede resistirse al atractivo de un ritmo grandioso?

Video Details

Duration: 14 minutes and 22 seconds
Country: United Kingdom
Language: English
Producer: Channel 4
Views: 172
Posted by: adagioconbrio on Aug 17, 2012

Howard Goodall: How Music Works. El Ritmo, parte 4 de 4, con subtítulos en español.

Caption and Translate

    Sign In/Register for Dotsub to translate this video.