Intrépidos... Aventureros... Seductores... Románticos... Y también un poco golfos. Las historias de piratas nos han cautivado desde siempre en literatura, cine y televisión. La piratería es tan antigua como la navegación misma. Pero... ¿qué es un pirata? El pirata es un bandido que se dedica al robo y al saqueo marítimo. Se apropia de aquello que no le pertenece y lo hace fuertemente armado y al margen de la ley. En ocasiones cuentan con la protección de un estado o una nación. y actúan en su nombre bajo lo que antes se denominaba "patente de Corso". En tal caso se denominaban "Corsarios". "Los piratas somalíes han ampliado su radio de acción" "Son dos de los piratas" "El ejercito intentó capturar a los piratas" "Finalmente la fragata 'Canarias' alcanza el esquife y captura a los dos piratas" "Unos 60 piratas se repartirán el botín de 2 millones y medio de euros" "Ha habido fuego en el 'Inters-Uno-Dos' repeliendo a los piratas" "Tenemos 63 piratas a bordo ahora mismo" "La treintena de piratas están armados, consumen alcohol y son muy agresivos" "El infierno de Somalia" En la actualidad, la piratería en Somalia acapara los medios de comunicación. Pero... ¿existe tal piratería? ¿En qué consiste? Y... ¿quiénes son realmente los piratas? Para averigüarlo es necesario retroceder hasta el origen. "Piratas" Somalia fue colonizada por Italia e Inglaterra Consigue su independencia en 1960 pero el gobierno democrático dura tan solo 9 años. En 1969 el dictador Mohamed Siad Barré lanza un golpe de estado y se hace con el gobierno. Lo consigue con el apoyo incondicional de los Estados Unidos. Y no en vano: Gracias a ello las principales compañías petrolíferas yankis obtienen importantes contratos para explotar el petróleo existente en el país. Situada en el cuerno de África, Somalia ocupa una posición geoestratégica fundamental para las rutas de transporte marítimo que unen Europa con Asia. Más de 20.000 barcos de carga atraviesan cada año sus costas por el Golfo de Adén transportando más del 10% del comercio mundial y por allí transita también gran parte del petróleo extraído en Oriente Medio. Desde hacía tiempo, naciones regionales y potencias extranjeras se la disputaban como punto estratégico para las rutas de transporte marítimo. El mandato militar de Siad Barré se prolonga hasta 1988 cuando el Movimiento Nacional Somalí se rebela contra su dictadura. el levantamiento da lugar a una sangrienta guerra civil que se prolonga hasta 1991 año en el que Siad barré se ve obligado a abandonar el poder y huir del país. Pero su marcha no trae la paz. Ante el vacío de poder, varios clanes se enfrentan entre sí para hacerse con el control del país Lo que ha impedido la existencia de un gobierno estable hasta la actualidad. La guerra civil tuvo consecuencias devastadoras para la población somalí. Más de 300.000 muertos. Un millón y medio de desplazados y una terrible hambruna que afecta a todo el país agravada por la pertinaz sequía. Hoy en día, el frágil gobierno apenas puede hacerse con el control de la capital Los enfrentamientos entre las diferentes facciones son constantes. La violencia, el caos y la anarquía reinan en las calles de Somalia y está considerado el país más peligroso del mundo. Aprovechando esta situación caótica sin control ni gobierno multitud de barcos de pesca procedentes de varios países comienzan a faenar sin licencia alguna en las aguas frente a Somalia. incluídas sus aguas territoriales. Estos barcos, procedentes de EEUU, Asia y la Unión Europea practican un tipo de pesca denominada: I.U.U. Pesca ilegal, no declarada, no regulada. Su incesante y descontrolada actividad empleando artes de pesca prohibidas en otras regiones del planeta está terminando con las reservas pesqueras de un país que carece de autoridad y medios para proteger sus costas En la actualidad, más de 800 barcos de distintos países pescan en la zona. Se estima que los ingresos anuales generados por la pesca ilegal ascienden a más de 450 millones de dólares. La pesca de atún ha experimentado un vertiginoso e insostenible incremento en los últimos 10 años. Tan solo la flota atunera, conmpuesta fundamentalmente por España, con el 60% de las capturas y Francia, con el 40% captura en Somalia unas 500.000 toneladas de atún al año. Las flotas pesqueras de las grandes potencias con la Unión Europea a la cabeza contribuyen de esta manera a empobrecer a una de las regiones más miserables del mundo. Roban la principal fuente de proteína de su población y terminan con la forma de vida y sustento de los pescadores locales. De esta manera, se condena sin remedio a un frágil país que agoniza y muere de hambre. Desde 1990 la comunidad somalí ha protestado reiteradamente ante la ONU y ante diversos organismos internacionales. Sus protestas nunca han sido ni escuchadas ni atendidas. El grupo de supervisión para Somalia de Naciones Unidas también ha constatado y ha alertado en sus informes sobre la depredación sistemática de la zona llevada a cabo por flotas de pesca extranjeras. La ONU tampoco atiende a sus propios supervisores y no ha hecho absolutamente nada para detener el saqueo. Pero la pesadilla no termina aquí. desde la caída del gobierno, en 1991 otros barcos comienzan a aparecer también en la costa somalí. Su actividad es más misteriosa. Los barcos se adentran en sus aguas territoriales vierten barriles al mar y se marchan. Esta sospechosa actividad alarma a los pescadores somalís Los cuales intentan disuadir a los cargueros que realizan los vertidos. Pero no tienen éxito. Los vertidos continúan durante 14 años. El contenido de estos barriles es un misterio hasta finales de 2004. año en el que un terrible Tsunami azota el sudeste asiático. Cuando la ola del tsunami llega a Somalia cientos de barriles son arrastrados contra la costa Los barriles se rompen Hay fugas. El contenido sale a la superficie y termina en las playas. La gente de la zona empieza a enfermar. Infecciones de vías respiratorias Hemorragias intestinales,... extrañas reacciones químicas en la piel y más de 300 muertes repentinas causan alarma entre la población. Al cabo de un tiempo se dan nacimientos con malformaciones, y diversas enfermedades. Nick Nuttall, portavoz del programa de Medio-ambiente de Naciones Unidas, explico que cuando los envases se rompieron por la fuerza de las olas los contenedores expusieron a la luz una actividad espantosa: "Somalñia está siendo utilizada como vertedero para desechos peligrosos desde comienzo de los años 90, y continuó desde la guerra civil desatada en ese país. La basura es de muy diversas clases: hay desechos radiactivos de uranio, la basura principal, y metales pesados como Cadmio y Mercurio. También hay basura industrial, desechos de hospital basuras de sustancias químicas y lo que se desee nombrar. Lo más alarmante aquí es que se está descargando basura nuclear. La basura radiactiva está matando potencialmente a los somalís y está destruyendo totalmente el océano". Ahmedou Ould Abdallah representante especial de la ONU en Somalia declaró a Al-Jazeera que las descargas de desechos tóxicos siguen teniendo lugar en la actualidad. El diplomático afirmo que poseía informaciones fidedignas de que son corporaciones europeas y asiáticas las que están descargando químicos y residuos nucleares en las costas de Somalia. Sí, las Naciones Unidas enviaron a sus representantes para constatar la catástrofe. Y sin más se cerró el capítulo. Por el momento no ha habido un solo juicio, ... detención o condena por estos actos criminales. Y esto no ocurre unicamente en Somalia. Las aguas de otros países africanos como Costa de Marfil, Nigeria, Congo o Benin también son empleadas como vertederos tóxicos por los países industrializados. Tan solo en el año 2001, llegaron a África 600.000 toneladas de desechos tóxicos. El continente africano se ha convertido en el basurero de los desechos radiactivos generados por los países ricos. Un país devastado que muere de hambre Los países ricos acuden para arrebatarles la pesca y de paso contaminar sus aguas con basura tóxica y nuclear. Este es el contexto en el que aparecieron los hombres que algunos medios denominan "piratas". Ante esta situación de absoluta indefensión algunos pescadores reaccionan de una manera desesperada. Comienzan a aliarse en pequeños grupos armados y usando lanchas rápidas intentan auyentar a los barcos pesqueros extranjeros y disuadir a los buques que descargan residuos en sus aguas. "Hace muchos años solíamos pescar muchísimo... lo suficiente para comer y para vender en el mercado. Pero después llegaron los buques extranjeros de pesca ilegal que muchas veces vuelcan productos tóxicos que diezman las reservas pesqueras. No me quedó alternativa." Se hacen llamar a sí mismos "Guardacostas Voluntarios de Somalia" y cuentan con el total apoyo de la población local. Según una encuesta, el 70% de la población somalí apoya fuertemente esta actividad como una manera de defensa de las aguas territoriales del país. Uno de sus líderes, Sugule Alí, explicó sus motivos: "Poner alto a la pesca ilegal y a las descargas en nuestras aguas. No nos consideramos bandidos del mar. Consideramos que los bandidos del mar son quienes pescan ilegalmente y descargan basura." Pero inicialmente nadie les toma en serio. Las flotas pesqueras extranjeras siguen faenando impunemente y los vertidos tóxicos continúan. Teniendo en cuenta que todo esto ocurre en un país plagado de armas y dividido en bandas rivales a estos pescadores pronto se unen ex-combatientes y terminan convirtiéndose en grupos fuertemente armados. Intuyen un lucrativo negocio en la captura de estos barcos y la exigencia de un rescate. Cuando comienzan a retener barcos la zona se va despejando y las flotas extranjeras dejan de llegar con tanta frecuencia. Las grandes potencias ven ahora amenazado su lucrativo negocio pesquero y se ven privados de su particular y muy económico vertedero de deshechos tóxicos y nucleares. La ONU, que ha ignorado sistemáticamente las reclamaciones somalís sí que escucha ahora a los países afectados por estas acciones. España y Francia, países con importantes flotas pesqueras en la zona encabezan la petición de una reacción militar conjunta. De esta manera nace la Operación Atalanta. La misión dispone inicialmente de 8 buques de guerra, barcos de abastecimiento y aviones de reconocimiento y vigilancia. Tras el fracaso inicial de la operación, se amplía su plazo y dotación, con más de 20 navíos y 1.800 militares. El coste estimado para el gobierno español asciende a más de 6 millones de euros mensuales. La seguridad privada de los atuneros gallegos y vascos asciende a medio millón de euros mensuales. El gobierno español se hace cargo de la mitad de este coste haciendo uso de los Presupuestos Generales del Estado. Recordemos la definición de pirata: Roban en el mar, apropiándose de lo que no les pertenece. Realizan sus acciones fuertemente armados. Y en ocasiones cuentan con la protección de un Estado o de una Nación. Pero... ¿por qué razón pescan allí estas flotas? ¿Acaso no lo pueden hacer en sus aguas territoriales? ¿En sus océanos? No Y la causa de ello es terrible. Ya no queda nada que pescar. Han arrasado y esquilmado todos sus caladeros. Los países ricos han exterminado la vida marina de sus propios océanos. Los sistemas de pesca de los países capitalistas se han industrializado. Los ecosistemas marinos se explotan al límite con el fin de maximizar los beneficios. Se destruye la capacidad de regeneración de las especies marinas la cadena alimentaria se rompe y las especies se extinguen. Según denuncia Greenpeace Internacional al menos un cuarto de todas las criaturas marinas capturadas son arrojadas de vuelta al mar, muertas. Ballenas, delfines, ... albatros, ... tortugas. Son lo que la industria pesquera denomina frívolamente capturas accesorias. Desde los mares del Norte al Golfo de Vizcaya el Cantábrico y el Mediterráneo se ha agotado y destruído el hábitat de la mayoría de las especies. El profesor de Historia del pensamiento político José Carlos García Fajardo, afirma: "Por eso nuestras flotas europeas se fueron en busca de los ricos caladeros de África, Latinoamérica y Asia. En muchos países se sirvieron de gobernantes sin escrúpulos de la falta de medios para defender la pesca en sus propias aguas o de las falsas empresas mixtas creadas para esquilmar sus riquezas. En el año 2006, tratando de proteger sus recursos naturales Senegal deja de renovar los acuerdos pesqueros con los países de la Union Europea. Pero parece imposible detener a las flotas pesqueras capitalistas. Éstas burlan las leyes creando empresas mixtas comprando licencias a otros países y ondeando banderas de conveniencia. Actualmente, a través de Internet se puede comprar una bandera de conveniencia en unos minutos y por menos de 500 euros. En Senegal, los barcos de pesca han dejado de ser útiles para su fin original y ahora se emplean para transportar inmigrantes que buscan un futuro mejor en países europeos. Paradójicamente los mismos países que les han arrebatado su futuro. En Somalia, los barcos han dejado de ser útiles para la pesca y ahora se emplean para la piratería. La Conferencia Global de los océanos decretó que el 75% de los bancos de pesca mundiales ha desaparecido. La FAO también alertó de que el 80% de los caladeros mundiales están sobreexplotados y el 30% de las especies marinas se encuentran por debajo del límite biolígico de seguridad. Por todo esto, diversos estudios científicos calculan que en el año 2048 se habrán agotado todos los recursos pesqueros del planeta.